• Document: LOS GIGANTES DEL CIELO Eugenio Siragusa
  • Size: 6.31 MB
  • Uploaded: 2019-07-14 23:08:34
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

MARIA ANTONIETTA DE MURO ORAZIO VALENTI LOS GIGANTES DEL CIELO Eugenio Siragusa Edición para internet a cargo de : http://www.eugeniosiragusa.it/ ESTA PUBLICACIÓN ES GRATUITA PORQUE LA VERDAD NO SE VENDE NI SE COMPRA Para comunicarse con el autor, Orazio Valenti: Tel.: 0039 3405383061 Orazio Valenti Correo Electrónico: orvalen@libero.it El simbolismo de la composición de la portada, en una interpretación personal del autor Orazio Valenti, quiere representar el Amor que este “Gigante del Cielo” ha tenido para la humanidad de la Tierra. Un mensaje fiel a su deber, que en todo el arco de su misión, tal como ha recibido de lo Alto el pergamino del Conocimiento, así lo donó hasta el último sacrificio. 3 Eugenio Siragusa Notas biográficas. Eugenio Siragusa nació en Catania el 25-3-1919, día de la Anunciación, en una modesta familia de la burguesía media siciliana. Penúltimo de cuatro hermanas y un hermano, pasó su infancia entre los juegos y las despreocupaciones comunes a todos los niños del mundo; muy vivaz, rico de inventiva y de creatividad demostraba ya desde los primeros años de vida una personalidad fuerte y una natural tendencia a “guiar a los demás”. En el colegio demostró rápidamente su impaciencia por la disciplina escolástica y el rendimiento era desastroso. Logró de todas formas a conseguir la licencia elemental, su único titulo de estudio. Apenas adolescente se enroló voluntario en la Regia Marina Militar, prestando servicio como submarinista durante el segundo conflicto mundial, obteniendo tres Cruces de Guerra al Valor y certificados de “conducta ejemplar y valerosa”. Desde su matrimonio con Rosaria Mirabella nacieron dos hijos, Liberto y Francisco, ambos con una optima posición social y felizmente casados con hijos. Condujo y gobernó su familia con un solido trabajo en el Dazio de Catania, y desde 1972 se encuentra jubilado. Cuando en el 1962 tuvo la fulguración que debía transformar su personalidad y su vida, Eugenio Siragusa se vió obligado a rechazar los compromisos que la incomprensión del mundo quería imponerle, y solo contra todos, luchó hasta la estenuación para defender la Misión que le había sido confiada, sosteniendo y divulgando la Obra mastodóntica del Centro de Estudios de Fraternidad Cosmica, que todavía hoy, a pesar de hacer sido cerrado en el agosto de 1978, continua viviendo y ha hacer oír su voz en el mundo. I GIGANTI DEL CIELO 4 LO QUE IMPORTA ES QUE EL HOMBRE CONTINUE A CONSERVAR VIVA AQUELLA ARDIENTE SED DE SABER QUE CUALQUIER DIFICULTAD NO ES MÁS QUE UN YUGO. EUGENIO SIRAGUSA Dedicamos este libro a todos aquellos, que por realización del ideal más alto, osan superar los limites del sacrificio para hacer triunfar el bien de la Vida, de la Paz, de la Fraternidad y de la Justicia. A todos vosotros que dirigis la mirada hacia este ideal de libertad, nosotros ofrecemos cuanto nos ha sido donado. El conocimiento, aunque si nuestro filtro no podría jamás daros una proyección perfecta de las enseñanzas parabolicas respiradas sobre un trasfondo mesianico. A las vuestras Almas, tengan el coraje de creer, o el de no creer, confiamos el anhelo de la esperanza y de la voluntas, en una libertad de manduración personal; porque cada dia señala el inicio de un conocimiento nuevo, o el perfeccionamiento de un conocimiento antiguo en el pulso del ritmo universal. Los Autores. I GIGANTI DEL CIELO 5 INTRODUCCIÓN En verdad, la Cordura tiene un modo de acercamiento al hombre, que no podrá jamás cesar, y los colaboradores de este designio de redención son los Mensajeros de Dios. El Mensajero de Dios es como un genio que porta la idea de exhortación y consejo celeste. Esta idea, descendida entre los hombre, es analizada y desgraciadamente adquirida con egoísmo, como si el hombre crease por sí mismo, rechazando la idea explotada y suprimiento el portador. El hombre quiere solo pensar en su propio cuerpo, el cual, lanzado en el mar del conocimiento, se pierde, porque los sentidos solo rozan la superficie de las cosas en la

Recently converted files (publicly available):