• Document: CURSO TEORICO DE SONIDO
  • Size: 3.57 MB
  • Uploaded: 2019-07-11 13:35:40
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

CURSO TEORICO DE SONIDO (1ª Asamblea Dios P. Asturias) ACERCAMIENTO AL SONIDO Para acercarnos al mundo del sonido y cómo poder manejar un sistema de audio, necesitamos tener conocimientos básicos sobre las propiedades del sonido. ¿Cómo se propaga? El sonido es generado inicialmente por las vibraciones de un cuerpo, y estas se propagan por los: sólidos, líquidos y gaseosos. Si son transmitidas por el aire esas vibraciones no dejan de ser compresiones y descompresiones de las moléculas de aire (en otras palabras… ondas sonoras), que nuestro tímpano percibe y transforma en señal eléctrica hasta nuestro cerebro. (El tímpano es igual que un micrófono.) El sonido y sus ondas se propagan, rebotan y absorben por los materiales, dando lugar a la refracción y reflexión (atravesar y rebotar sobre objetos). También es capaz de rodear los cuerpos y se eso se llama difracción. Todo lo que escuchamos es una mezcla de estos 3 fenómenos junto con el sonido directo que recibimos del objeto (altavoces, etc) Propiedades del sonido El sonido, ya sea música, nuestra voz, sonidos de la naturaleza o lo que entendamos por ruido; tiene tres propiedades que podemos diferenciar para poder clasificarlo y manejarlo. -El tono: Esta característica permite diferenciar la altura tonal del sonido o lo que es lo mismo, su frecuencia. Se mide en Hz. Y los humanos podemos escuchar el rango de 20-20Khz. Un ejemplo claro la nota musical “La” tiene: 440Hz. Nuestro oído con el paso de la edad pierde sensibilidad y rango de frecuencias audibles. Por tanto la percepción personal de cada uno mientras escuchamos lo mismo puede dar sensaciones diferentes. El odio no es perfecto, e incluso es normal escuchar más de un oído que de otro. -El timbre: Es la propiedad que permite distinguir un sonido de otro similar aunque tenga la misma frecuencia. Conocer la voz de cada uno, o saber que lo que estamos oyendo es un instrumento; independientemente de toquen o se hablen las mismas palabras. Lo determina la forma de sus ondas y los armónicos que las componen. Es una característica muy poco ajustable por la electrónica, ya que no podemos transformar como suenan las cosas, nuestra voz, etc. El ajuste más conocido para esta propiedad son las “distorsiones”. -La intensidad: Es el volumen del sonido, se mide en dB (decibelios). Y nuestro oído tiene límites máximos 120dB, y mínimos para percibir sonido. El volumen mínimo para percibir los distintos sonidos cambia según la frecuencia, y la curva de respuesta que trazamos va cambiando según las diferentes intensidades. No es lo mismo escuchar una canción a poco volumen donde apenas percibimos frecuencias graves que a todo volumen donde ya se va equilibrando nuestro oído. El principio de la sonorización Antes de que la modernidad llegase al mundo de la música, no había tantas complicaciones. Simplemente la arquitectura de los edificios donde se tocaba música o representaba teatro estaba diseñada para amplificar naturalmente el sonido producido por los propios músicos. De forma innata un artista sabía tocar en grupo a un volumen que permitiese que todos los integrantes se escuchasen de cara al público, siendo equilibrado con el resto y armonioso. (Ten en cuenta que no todos los instrumentos tienen el mismo volumen) Piensa en una orquesta sinfónica o un grupo de jazz de los años 20 donde no había amplificación alguna. Ellos mismos regulaban el volumen entre los diferentes integrantes y no les hacía falta nada más para sonar bien. El problema llegó con la modernidad, al descubrir la electricidad, instrumentos eléctricos, o la amplificación electrónica, Punto a favor: La tecnología y su forma de captar el sonido permitiría hacer llegar el sonido a públicos enormes, cosa que antes no. La arquitectura dejó de ser un problema, para los músicos daría igual si tocaban fuerte o no. Punto negativo: Ese volumen que ellos mismos controlaban con su forma de tocar para los diferentes instrumentos, y que mantenía una buena proporción entre ellos, dejó de ser un parámetro captado fielmente por los diseños electrónicos... (Alguien desde fuera debe manejar nuevamente esa proporción) Ten en cuenta que una voz la recoges con un micro y cada modelo tiene una sensibilidad diferente, o las guitarras tienen un sistema inductivo por imanes que da una señal que nada tiene que ver con la de un micro. O el peor de los casos: los instrumentos modernos que tienen un control de volumen que puede ajustar independientemente de lo fuerte que tu toques. La transmisión que eléctrica que nosotros manejamos al sonorizar un evento, como ves, no es una referencia exacta de cómo se oye donde los músicos están. Y aquí llegamos al resumen: El técnico del sonido o quien esté en la mesa

Recently converted files (publicly available):